“Me encanta hablar de caca, de pedos, porque yo pienso que hablar de esto te pone más relajado, te pone más humano, común”, dijo la intérprete de ‘Veneno’ en la charla con el personaje creado por el comediante Alejandro Riaño, que terminó siendo, en gran parte, muy escatológica.

Anitta incluso puso un ejemplo de sus conversaciones con parejas amigas, a las que suele preguntarles cómo manejan el tema: “¿Qué haces? ¿Finges que vas a contestar una llamada abajo y vas al baño de la recepción? ¿O dices ‘mira, voy a cagar. Por favor, no prestes atención al olor de mi caca’? Porque el tipo que piensa que va a cagar y prende la ducha… ¡Nosotras no somos tontas! Sabemos que estás cagando, no estás tomando el baño”, dijo entre risas la exitosa cantante brasileña.

Los cuentos de la cantante con heces no fueron solo refiriéndose a terceros, ella misma vivió una embarazosa situación en una de sus visitas a nuestro país: “Me cagué acá en Colombia. Mi primera vez que me cagué en los pantalones […] Yo estaba en la van, estaba trabajando todo el día, tomé mucho Red Bull, ahí me dan ganas de pedar, pedé y ahí salió líquido […] Yo pregunté al conductor: ‘¿cuánto tiempo hasta el hotel? Y me dijo: ‘una hora’… Y pasé una hora cagada. Una hora con el culo lleno de mierda. Una experiencia terrible. Fue terrible”, contó Anitta sin pelos en la lengua.

Aunque para muchos podría resultar repulsivo que una mujer hable tanto de deposiciones, para Anitta ha tenido el efecto contrario con los hombres: “Yo no sé por qué cuento historias de caca y los hombres quieren cojer conmigo. Yo, en verdad, no sé lo que pasa. Yo pienso, ‘voy a hablar esta mierda y va a querer ser mi amigo’, y no. Ahí después de la charla son ‘ay, vamos’… No sé por qué quieren. Muy loco”.

Las curiosas declaraciones de Anitta se pueden escuchar en el siguiente video, a partir del minuto 22:10.