Botero comentó que cuando estaba en el colegio se cansó de tratar de encajar en los estándares de belleza, por lo que decidió raparse la cabeza.

“Me engordé y me veía como una lesbiana completa; entonces todas las mujeres me empezaron a caer. Ahí empecé a preguntarme: ¿cómo sería ser lesbiana, de pronto podría ser chévere?”, afirmó Botero.

Aseguró que ese cambio de look fue muy importante para ella porque le permitió conocerse más así misma.

De acuerdo con la artista, esas experiencias le dieron más fuerza en su sexualidad y la hicieron más mujer.

Actualmente, Botero es vocera de la comunidad LGTBI en Colombia y de las mujeres cabeza de familia.