Como informó el portal Quien, parece que el aspecto físico de la mexicana no se apega mucho a los estándares dictados para las personas de raíces latinas, por lo que le fue solicitado un examen para comprobar su identidad.

En medio de una entrevista hecha por Amanda Montell, que fue citada por el mencionado portal, la actriz explicó cómo asimiló todo el proceso y de qué le sirvió aceptar el requerimiento.

“Para mi sorpresa, Eiza González me contó que le han solicitado pruebas de ADN que demuestren que al menos tiene un 2 % de una etnia u otra. […] De otra manera no se le permite audicionar para ciertos papeles”, explicó la periodista.

La industria cinematográfica hace esto para cumplir con su cuota de inclusión, pues se está buscando más diversidad dentro de las producciones cinematográficas. Así que aunque para Eiza esto fue un choque hacia su identidad, que la hizo entrar en una especie de crisis, hacerlo le permitió aportar su ‘grano de arena’ en el proceso.

Actualmente la actriz se encuentra concentrada en la promoción de su personaje Madam M. de la cinta ‘Rápidos y furiosos: Hobbs & Shaw’, en la que comparte créditos con los afamados Dwayne Jhonson y Jason Statham. El filme llegará a las salas de cine en agosto.