Hubo un momento en el que las cosas se estaban saliendo de control, y casi no permiten que se le acercara su hermana, que la acompañaba en ese momento. En medio del alboroto, uno de los presentes agarró su mano y empezó a quitarle el reloj lentamente.

Cuando la intérprete de ‘Ocean’ se percató de lo que estaba ocurriendo, corrió su brazo de forma brusca y pidió que no se llevaran su accesorio, que según Telemundo está avaluado en 350.000 dólares. Luego, el personal de seguridad tomó más precauciones.

Durante el incidente, la artista era transportada en un vehículo de la terminal aeroportuaria, al que se acercaron varias personas (que le impedían avanzar) para saludarla, pedirle autógrafos o tomarse una foto con ella, aunque Karol estaba muy dispuesta para saludarlos a todos.

Así quedó registrado el momento por el programa ‘Suelta la sopa’:

La artista arribó a la capital mexicana para cumplir con uno de los conciertos de su gira ‘Ocean’, con el que logró llenar el Pepsi Center.