Suárez le explicó a RCN Radio que esta medida se tomaría a partir de 2021 o 2022 teniendo en cuenta que no hay recursos necesarios para suplir la demanda nacional. Esto incrementaría los costos del servicio en todo el país.

“En Colombia tenemos 3 fuentes para no depender de la importación: el gas costa afuera, el gas costa adentro y yacimientos no convencionales”, aseguró Suárez, a lo que agregó que se debería tener en cuenta el fracking, pues es una de las técnicas que podrían aumentar las reservas nacionales.

El artículo continúa abajo

La jefe de esa cartera también aclaró que, en general, este problema no solo afectaría a la Nación, sino también al bolsillo de los colombianos. Esto debido a que importar el combustible cuesta casi el doble que el normal.

“La diferencia entre el gas importado y el gas colombiano es del doble de precio, más o menos, pero lo que pasa es que no es un efecto que se va a ver en un solo momento, sino que se va a dar paulatinamente si no encontramos nuevas fuentes”, señaló Suárez a la emisora.

Por ahora el Gobierno estudia las posibilidades que hay para evitar depender de otras fuentes, entre ellas, la importación de gas o el fracking.