Nairo Quintana está en su tierra natal desde mediados de marzo, cumplió con la cuarentena obligatoria de dos semanas que tenía que llevar a cabo por llegar al país desde Francia y se ha mostrado bastante comprometido con la causa de invitar a sus fanáticos a que atiendan las recomendaciones de las autoridades sanitarias y se queden en sus casas para evitar el contagio con el virus COVID-19.

Es por eso que el líder del equipo Arkea quedó desilusionado luego de que saliera de su domicilio por unos minutos para recoger una fruta que pidió en un supermercado. Pensando en estar en la calle lo menos posible, Nairo llamó para que le tuvieran listo su pedido para que él solo tuviera que recogerlo y ya.

“Salí únicamente para ir y traer las frutas. Cuando salí quedé muy triste. La sorpresa de que mucha gente por las calles, en autobuses, parecía un día normal. Me dio mucha decepción porque entre todos estamos haciendo un gran esfuerzo y hay gente que no entiende la problemática. Ha sido triste”, confesó Quintana en una entrevista que le concedió al programa ‘El Vbar’, de Caracol Radio.

Nairo se está entrenando en su casa, con su bicicleta estática porque está prohibido el tránsito por las carreteras nacionales.

El boyacense está a la espera de las medidas que tomará el Gobierno luego de que se cumpla la cuarentena decretada hasta el 13 de abril porque de ellas dependerá si puede volver a entrenar con normalidad o si podrá salir del país en un futuro, cuando se reinicien las competencias ciclísticas.

Por fortuna para él y sus paisanos, Boyacá es uno de los departamentos menos afectados en el país por el coronavirus, con apenas 6 casos de los 906 que tiene toda Colombia.