“Basado en la revisión de la información presentada, los alegatos de abuso sexual contra Cristiano Ronaldo no pueden ser probados más allá de toda duda razonable”, indicó un comunicado de la fiscalía del condado de Clark, que abarca Las Vegas.

El portugués Ronaldo, delantero del Juventus de Turín y ex del Real Madrid, fue acusado por Kathryn Mayorga de haberla sodomizado en una habitación de hotel en 2009. Mayorga, hoy con 35 años, aseguró que el cinco veces ganador del Balón de Oro la violó el 13 de junio de 2009 en su habitación de hotel en Las Vegas, pese a que había rechazado sus avances y se protegía el sexo con las manos. ‘CR7’ siempre negó estas acusaciones.

La fiscalía tomó la decisión basada en la información suministrada por la policía de Las Vegas, que llegó a solicitar a las autoridades italianas una muestra de ADN del jugador. No está claro si llegó a darla. En todo caso, la fiscalía aseguró que en los 10 años desde la supuesta agresión hasta ahora, evidencia crucial se perdió.

La mujer, identificada en el comunicado como “V”, no identificó al jugador como su agresor al momento de llamar a la policía, con lo que los detectives “no pudieron seguir los protocolos de investigación para casos de abuso sexual”.

“Sin conocer la identificación del atacante o la ubicación del ataque, los detectives no pudieron buscar e incautar evidencia forense vital”, señaló el texto. “Evidencia en video, que mostraba la interacción entre la víctima y el perpetrador antes y después del supuesto crimen también se perdió”.

“La investigación criminal entonces se cerró”, señaló en un relato de los hechos. La fiscalía destacó el acuerdo civil al que la víctima llegó en 2010 con Ronaldo, a quien identificó ocho años después como su agresor.