No obstante, cuando Kevin Prince Boateng llegó a su casa se encontró con que delincuentes se las ingeniaron para ingresar a su residencia, en el prestigioso barrio la Sarria, para llevarse todo tipo de joyas valoradas en 300 mil euros (cerca de 1.000 millones de pesos), de acuerdo con Mundo Deportivo.

Además de los costosos objetos, el diario informa que al delantero también se le llevaron dinero en efectivo, aunque no especifica la cantidad.

Al parecer, dice Mundo Deportivo, los ladrones le habían hecho seguimiento a Boateng por algunos días y aprovechando que él estaba en el Camp Nou para el juego por la Liga, entraron a su domicilio.

Boateng fue titular en el equipo que enfrentó a Valladolid, aunque luego de 60 minutos fue sustituido por Luis Suárez.