Las azulgrana ya estaban bajo aviso del vendaval que se les podía venir encima y que al final fue media hora letal.

El cuadro francés no defraudó, mostró un potencial muy superior a su rival, con el que no solo sentenció el partido, sino con el que vuelve a exhibir músculo en el historial de la Champions League por cuarto año consecutivo, y sexto en total.

El Lyon es el gran equipo femenino de Europa en la actualidad y este sábado se lució ante un inocente equipo azulgrana, que a pesar de gozar de cuatro claras ocasiones para marcar, se vio desbordado en casi todas las facetas, pero especialmente por sentirse incapaz de frenar el potencial de Ada Hegerberg, la noruega Ada Hegerberg, autora de tres tantos y candidata a ganar el Balón de Oro.

Antes de que empezase el festival del equipo francés, Barcelona tuvo una ocasión clara de gol en el minuto 4, cuando la inglesa Duggan decidió jugársela en un disparo que acabó desviado, cuando tenía opciones de pase con mejor posición para el chut.

En la acción de réplica, Olympique Lyon abrió el tanteador en el minuto 6, al culminar Marozsan en gol un contragolpe. Nueve minutos después, llegó el segundo tanto francés, obra del Hegerberg, tras adelantarse en un centro desde la banda.

Volvió a ser otra acción por la banda que sentenció al Barcelona en el minuto 20, cuando la noruega conectó otro disparo. El cuarto, a la media hora de partido, lo volvió a marcar Hegerberg.

Antes de este último tanto, Alexia en el 24 había dispuesto de una buena oportunidad para reducir la diferencia, pero su disparo en una falta directa no tuvo consecuencias. Más clara fue la ocasión de esta jugadora en el 44, cuando en un centro tras un córner, y sin marca, remató de cabeza pero el balón salió alto.

El conjunto azulgrana hilvanó cuatro claras ocasiones sin ningún acierto, como tampoco lo tuvo en el 76 Oshoala, que hacía minutos había entrado en lugar de Duggan.

No obstante, el premio de consolación llegó en el minuto 89 (4-1), cuando Oshoala definió con acierto en un tiro raso que entró bajos los pies de la meta francesa.