Este sábado, el VAR se usó en los dos primeros partidos de la jornada: La Equidad vs. Millonarios y Cali vs. Águilas Doradas. En ambos juegos hubo polémica por las decisiones que afectaron en jugadas cruciales del encuentro.

En el partido en Bogotá, esta tecnología se usó en dos oportunidades. La primera fue una entrada de John García, defensa ‘asegurador’, contra Cristian Arango, atacante del ‘embajador’. La acción fue temeraria y aunque fue analizada con la cámaras y al detalle entre el juez Carlos Ortega y Nicolás Rodríguez, en el VAR, dictaminaron que no hubo penal.

La segunda jugada que provoca dudas fue un penalti que el juez Ortega alcanzó a pitar a favor de Millonarios. Luego de analizarlo en el VAR, el central decidió anular su primer fallo y reanudar el juego a favor de La Equidad.

Al final del partido, Alberto Gamero hizo su análisis de lo que fue su primera impresión desde el terreno de juego:

“Yo no he visto las dos jugadas (otra vez), pero yo sentí que en la primera hubo una imprudencia grande y es penal; en la otra, a mí me dicen que la mano va abajo, que va arriba, pero es que corta un centro al área. Me parece que no obraron bien en esos dos aspectos“, respondió Gamero en rueda de prensa.

La segunda polémica de la jornada sucedió en el partido entre Águilas Doradas y Deportivo Cali. Los antioqueños anotaron un gol con un fuerte remate de Mateo Puerto luego de que el balón rebotara en un jugador ‘azucarero’.

El primero en manifestarse y ‘poner el grito en el cielo’ fue José Fernando Salazar, dueño del equipo que ha estado en otras polémicas recientemente. El directivo señaló al juez Keiner Jiménez, que estaba en el campo de juego, y a Fernando Acuña, ubicado en el VAR.