El periódico dijo que “estableció”, a partir de las declaraciones de Perdomo, que a él le ofrecieron un soborno, en agosto de 2017, cuando aún era presidente de la Dimayor.

El exdirectivo declaró, según citó el rotativo, que Rodrigo Rendón Cano, máximo accionista del Real Cartagena que murió a mediados de este año, fue hasta su oficina para hablar de un “dinero” que le “correspondía” por el contrato de la boletería.

“El señor Rodrigo Rendón Cano (q. e. p. d.) llegó a mi oficina de la Dimayor y me habló que para la renovación del contrato de la boletería a mí me correspondía un dinero, porque él, personalmente, para la adjudicación del contrato original, en agosto de 2016, le había entregado mil millones a Lucho, Ramón y el Chiquito, refiriéndose a Luis Bedoya, entonces presidente de la FCF; Ramón Jesurún, entonces presidente de la Dimayor y primer vicepresidente de la Federación, y Álvaro González, segundo vicepresidente de la Federación y presidente de la Difútbol”, dijo Perdomo, de acuerdo con El Tiempo.

Luego de esa visita, Perdomo le manifestó a la SIC, aseveró el diario, que le contó lo sucedido a un magistrado de la Corte Suprema de Justicia, del que el se desconoce su identidad, y al exvicefiscal, homónimo del expresidente de la Dimayor, Jorge Perdomo.

Pero estos le dijeron al exdirectivo de la Federación que si no tenía pruebas, podrían iniciar un proceso en su contra por injuria, calumnia y hasta falsa denuncia, escribe El Tiempo.

Perdomo, entonces, acudió al, en ese momento, fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, asegura el periódico, que lo remitió con el entonces “delegado anticorrupción, Gustavo Moreno”, hoy preso en Estados Unidos por el escándalo del cartel de la Toga.

“El Fiscal me puso a hablar con el delegado anticorrupción, Gustavo Moreno, con quien me reuní en el Hotel Capital de Bogotá. Cuando Moreno salió de la Fiscalía, me pusieron a hablar con gente de la delegada para las finanzas criminales”, declaró el exdirectivo de la Federación, según el medio.

El Tiempo agrega que consultó a los abogados de la Federación al respecto, y ellos negaron las declaraciones de Perdomo, y aseguraron que las palabras de él fueron motivadas por “una venganza” luego de que fuera despedido de su cargo como presidente de la Dimayor.