Es de conocimiento público que la relación entre Jackson Martínez y José Pékerman nunca fue la más cercana, como sí la tuvo el entrenador con James Rodríguez, Falcao García u otros futbolistas que en ese momento era cruciales en la Selección Colombia que dirigía el argentino.

Sin embargo, por su buen momento en el Porto, el delantero chocoano era convocado a la ‘Tricolor’, un hecho al que ya se refirió en el pasado, aunque pocas veces era usado como titular, decisión que siempre se le criticó a José Néstor.

En varias oportunidades, ‘Cha cha chá’ ha comentado cómo fueron esos momentos en la Selección Colombia y esta vez, en charla con La Red, utilizó términos que nunca se le habían escuchado.

(Vea acá: El video que lanzó Jackson Martínez, quien sigue como cantante de música cristiana)

En el Mundial le manifesté algo fuerte en la forma en que yo me sentía y el porqué. Estuve a punto de explotar, pero Dios me dio el dominio propio para no hacerlo y seguir cumpliendo. Ahí entendí que hay lugares en los que voy a hacer el primero y otros en los que voy a hacer el último. Cuando un jugador está en mejor momento que otro, y el entrenador lo elige, son decisiones de acuerdo a los futbolistas en los que ellos más confían“, expresó Martínez.

Para ese momento, Colombia contaba con delanteros como Falcao García, Adrián Ramos, Carlos Bacca y Jackson, todos con un buen momento en Europa, pero era el ‘Tigre’ era el hombre de confianza de Pékerman. No obstante, cuando el samario no estuvo, el elegido fue Bacca, decisión que mereció algunas críticas también. 

La lesión de Jackson Martínez

En esta entrevista el chocoano contó algunos detalles sobre esa dolorosa lesión que lo llevó al quirófano muchas veces y que terminó sacándolo de la actividad un par de años, especialmente cuando emigró a China.

Martínez contó que él sintió un golpe en el partido Chile vs. Colombia, en Eliminatorias, que fue diagnosticado con un esguince, aunque él sentía que era algo mucho más grave.

Yo sabía que no era un esguince porque había tenido la lesión unas cinco veces, pero tampoco sabía qué era. El Atlético empiezan a tratármelo así porque fue el reporte que ellos recibieron. Volví a jugar con molestias. Yo sabía que no era un esguince y seguía jugando porque era lo que quería. Todo empeoró cuando me fui para China”, relató.

Ya en el equipo asiático el dolor empezó a ser más y más intenso al punto en el que luego de jugar no se podía ni para para poder compartir tiempo con su hijo, un hecho que lo hacía sentir muy mal y que, de solo recordar, hizo que se le entrecortara la voz.

Ahora, ya retirado del fútbol profesional, Jackson vive en Portugal junto a su familia, que dentro de poco tendrá un nuevo integrante porque su esposa está embarazada. Así lo contó en La Red: