“Su firma tiene un significado muy importante, en un momento en el que el París Saint-Germain quiere, con paciencia y trabajo, mostrar a todos, su determinación de afrontar el futuro con una ambición cada vez más grande”, admitió el presidente del club Nasser Al-Khelaifi en un comunicado.

“Es simplemente el mejor delantero del mundo (…) Está dejando huella en la historia del París Saint-Germain a través de sus goles, su voluntad férrea y su constante deseo de ganarlo todo”, añadió.

El artículo continúa abajo

El ‘Matador’ se ha convertido en una pieza básica para el club de la capital. En el fútbol europeo, solo el argentino Lionel Messi, quíntuple ganador del Balón de Oro, presenta mejores números (46 goles en 46 partidos con el Barça).

No obstante, al atacante charrúa, de 30 años, le costó asentarse en París. Llegó a la capital francesa en el verano de 2013 procedente del Nápoles por 64 millones de euros.

Pero se encontró que pese a ser el jugador más caro de la historia del club (hasta la llegada del argentino Ángel Di María) no era la estrella y ni siquiera el delantero centro de referencia, papeles que recaían en el gigante sueco Zlatan Ibrahimovic.

“Es con gran alegría y emoción que renuevo mi compromiso con el París Saint-Germain”, dijo por su parte el delantero.

“Siempre he dicho muy claramente que mi deseo absoluto era continuar mi historia con el París, con su afición y todos aquellos que trabajan para que este sea uno de los clubes más grandes del mundo”, añadió.

Con esta renovación, el París SG pretende poner la primera piedra del proyecto de reconstrucción del club tras la humillante eliminación de la Liga de Campeones en octavos ante el Barcelona.

Con información de AFP