El equipo californiano llegaba al partido de este martes en Texas con una ventaja de 3-2, sabiendo que si vencía volvería a proclamarse campeón. Sin embargo, las dos veces anteriores que tuvo la ventaja sobre su rival, se vio emparejado sin poder responder al gran poder ofensivo de los dirigidos por Kevin Cash.

Aunque este martes los Rays pegaron primero, con un jonrón tempranero de su mejor jugador de la serie, Randy Arozarena, los Dodgers tuvieron paciencia y remontaron en la sexta entrada, agregando otra carrera más en la octava entrada, para dejar el marcador final en 3-1.

El coach Dave Roberts manejó su baraja de lanzadores con solvencia, pese a que su abridor, Tony Gonsolin, no alcanzó a completar ni siquiera dos entradas lanzadas. Los seis restantes consiguieron silenciar los bates de Tampa y consiguieron el apoyo suficiente a la ofensiva para ganar el séptimo anillo de la franquicia.

Este fue el momento del lanzamiento del ponche final:

Los Ángeles, campeones en MLB y NBA

La última vez que los Dodgers consiguieron la Serie Mundial había sido en el año 1988, pero desde entonces solo había alcanzado la fase definitiva de la MLB en dos oportunidades. Ambas fueron en los últimos tres años, y ambas las perdió; contra los Astros de Houston, en 2017, y contra los Medias Rojas de Boston, en 2018.

Fueron años difíciles para el equipo de Los Ángeles en la Liga Nacional, pues no se entendía cómo un equipo con figuras de su talla no podía volver a ganar. Clayton Kershaw, Corey Seager, Justin Turner, Kenley Jansen, Cody Bellinger, Joc Pederson y el recién contratado Mookie Betts, por fin se desquitaron de una mala racha de 32 años.

Una temporada atípica por la pandemia, que fue recortada en su fase regular de 162 a 60 partidos, que estuvo cerca de no jugarse por las dudas sobre su viabilidad, que no tuvo ligas menores y que incluso los jugadores sufrieron por la necesidad de rendir en lapsos cortos, fue la oportunidad definitiva para el tradicional equipo estadounidense.

Como dato curioso, la última vez que los Dodgers fueron campeones de la MLB, en el baloncesto también habían ganado los Lakers de Los Ángeles, como sucedió este año. Un 2020 totalmente californiano en dos de los deportes más importantes de Estados Unidos.