Diego Maradona, entrenador de Gimnasia y Esgrima de La Plata, admitió antes del encuentro del viernes contra Vélez Sarsfield que recibió una propuesta para dirigir a la selección nacional de Venezuela, pero que desistió por su compromiso personal con el club que conduce actualmente.

“Me jugaba la vida, que está acá con los muchachos. No podía faltar”, destacó Maradona en una breve entrevista previa al cotejo que el ‘Lobo’ empató 0-0 con Vélez por la decimoséptima fecha de la Superliga del fútbol argentino, que tiene a Gimnasia en serio riesgo de descenso.

“Mi palabra estaba empeñada. No había ninguna posibilidad que me sacara de aquí, del corazón que tienen estos muchachos”, agregó Maradona, que regresó a la Argentina en un vuelo privado después de viajar a Venezuela para encontrarse con el presidente Nicolás Maduro.

Tal como sucede con cada entrenador del equipo rival desde su regreso al fútbol argentino, Maradona se abrazó con Gabriel Heinze, director técnico de Vélez, al que dirigió como técnico de la selección argentina en las eliminatorias sudamericanas y en el Mundial de Sudáfrica 2010.

Para este último tramo del campeonato, en el que Gimnasia necesita sumar cuanto pueda para eludir el descenso, Maradona contó con varios refuerzos, entre ellos el defensor Paolo Goltz, el delantero colombiano Jonathan Agudelo, al paraguayo Lucas Barrios, el volante Matías Pérez García y el arquero Jorge Broun.

Después del empate, Maradona contó que “Vélez tiene un equipazo y nos toca (jugar con) los grandes equipos. Pero jugamos bien, es impresionante el trabajo que hicieron, la rompieron. Falta el gol, nada más”.