Franco Armani comenzó a erigirse como el salvador de su equipo desde el minuto 15, cuando de manera espectacular le atajó un remate mano a mano al delantero Pedro Rocha.

De ahí en adelante, River se lanzó al ataque y llevó peligro al arco rival, pues tuvo entre su 11 titular a los colombianos Rafael Santos Borré y Jorge Carrascal, de buena actuación los dos.

Pero el equipo millonario se encontró de frente con una aguerrida defensa y un portero rival que apareció cuando fue exigido. De ahí que ahogara el grito de gol para los de Argentina.

En el minuto 58 Armani volvió a figurar luego de desviar un balón que prácticamente se le colaba por el ángulo, y esa atajada vaticinaba lo que se venía para el portero en la definición desde el punto penal.

El primero en ejecutar su cobro fue el capitán, Henrique Pacheco Lima, disparo que Armani logró contener sin mayor dificultad. Luego, el exarquero de Atlético Nacional también le contuvo la ejecución a David Correa.

Con dos cobros atajados y dos anotados en contra, Armani vio cómo su compañero Borré le daba la clasificación a River a cuartos de final de Copa Libertadores.