El diputado socialista brasileño Julio Delgado anunció este lunes que presentará una demanda ante la Corte Suprema del gigante sudamericano para que prohíba la realización de la Copa América en ese país, poco después de que la Conmebol lo anunció como nueva sede. 

“Los números de la pandemia y las prohibiciones de eventos no permiten que el presidente Jair Bolsonaro, deliberadamente, decida que una copa de esa importancia, con selecciones de 10 países, sea realizada aquí”, declaró Delgado, del Partido Socialista Brasileño, en palabras recopiladas por EFE.

Delgado afirmó que, con casi 462.000 muertos por COVID-19 y la pandemia aún fuera de control en el país, Brasil “no puede” recibir el evento del fútbol continental, que iba a ser realizado primero en forma conjunta por Argentina y Colombia, países que finalmente renunciaron a su condición de sedes. 

En esa misma línea de pensamiento, el Partido de los Trabajadores de Brasil, que lidera el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, también rechazó que el país sea la sede de la Copa América. 

“¡Y nos enteramos que (el presidente, Jair) Bolsonaro autorizó la realización de la Copa América aquí en Brasil! ¿Esto es serio? ¿En medio de la pandemia, la llegada de la tercera ola, riesgo por falta de camas y suministros y con vacunación lenta? ¡Increíble!”, señaló en redes sociales la presidenta del Partido de los Trabajadores, Gleisi Hoffmann. 

El Gobierno de Bolsonaro aún no se ha pronunciado sobre la decisión de la Conmebol de que Brasil sea la nueva sede de la Copa América, a partir del 13 de junio próximo, a pesar de que la pandemia continúa fuera de control. 

Sin embargo, el organismo agradeció a Bolsonaro, al Gobierno y a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), por “abrir las puertas de ese país al que es hoy en día el evento deportivo más seguro del mundo”.