Esta alternativa de movilidad, que ha hecho carrera en países como Estados Unidos o España, ha estado rodeada de conceptos erróneos y mitos

Sin duda, usar vehículo particular es una tendencia que cada día va en aumento en épocas de pandemia por coronavirus, pues es el único medio en que no se tiene contacto con extraños en el transporte público masivo o en un taxi.

La alta probabilidad de contagio en el transporte público ha disparado este medio de transporte y con ello, también el crecimiento de alternativas de movilidad que les permiten a las personas acceder a un carro particular a través de modalidades de arriendo.

Tal es el caso del ‘renting’, una opción de movilidad que en el último año registró en España un aumento del 20,35 % de los carros matriculados bajo esta modalidad, mientras que el número de clientes creció un 15,77 %.

Para Martha Rey, cofundadora de Alkirenting.com, plataforma de ‘renting’ de autos en Colombia y empresa especializada en este tema, “la tendencia de estrenar carro a través de la modalidad de ‘renting’ viene creciendo en los últimos años en el mundo y tiene un potencial bastante grande en Colombia, donde aproximadamente un 2 % de los vehículos son adquiridos de esta manera”.

Sin embargo, añade que si bien esta es una alternativa de movilidad que cada día es más conocida en el país, su penetración en el mercado nacional no ha sido fácil, dada la cultura del “tener y ser dueño, en vez de disfrutar y ahorrar” y de la desinformación que existe alrededor de este tema.

Pero, ¿cuáles son los mitos o desaciertos que más se repiten entre los colombianos acerca del ‘renting’? Estas son las respuestas de la experta en este modelo:

Estrenar carro con ‘renting’ es más costoso

Falso. Cuando una persona compra un carro este pierde un porcentaje de su valor inicial, así que si más adelante busca venderlo, no recuperaría lo que ha pagado por él. Mientras que cuando se opta por un carro a través de la modalidad de ‘renting’, el usuario se olvida del pago de impuestos, mantenimientos, depreciación del vehículo, pago de responsabilidad civil y seguros.

Se deben pagar una cuota inicial y unas cuotas mensuales onerosas

Falso. Mediante el ‘renting’, la persona no debe pagar una cuota inicial y las cuotas mensuales no son costosas, ya que incluye todos los gastos relacionados con el carro. El usuario solo se preocupa por el combustible, pagar peajes y disfrutar del vehículo.

El ‘renting’ ocasiona pérdida de capital para las empresas

Falso. Las empresas obtienen mayores rendimientos operacionales y menor carga fiscal o tributaria. Al tratarse de un arrendamiento operativo, el canon corresponde a un gasto y es deducible en un 100 % del impuesto de renta. Igualmente, el IVA de la factura es descontable 100 % en cada declaración de IVA.

Es exclusivo para empresas

Falso. Tanto pymes como empresas grandes, e incluso personas naturales pueden optar por esta modalidad.

No se ahorra, si no se tiene la propiedad del carro

Falso. No se necesita tener para acceder. La persona no necesita ser el dueño del carro si al final, al hacer los cálculos, está perdiendo dinero. Al contrario, con el ‘renting’ puede ahorrar más, pues el usuario estrena carro y no se afecta su capacidad de endeudamiento.

No es posible terminar un contrato de ‘renting’ antes de tiempo

Falso. Si surge alguna eventualidad antes de finalizar el contrato, es posible cancelar el contrato a cambio del pago de una penalidad, que en términos generales, es un costo mucho menor al que asumiría una persona que tendría que vender su carro nuevo con financiación.

“Así como Netflix vende un modelo de suscripción donde las personas disfrutan de un producto o contenido de calidad, el ‘rentin’g ofrece un mismo sistema en el que la gente paga por un servicio premium que brinda un automóvil, cuya devaluación, reparaciones, daños y otros riesgos son asumidos por un tercero”, explica Martha Rey.

Según un análisis de la compañía, Colombia se ubica en el tercer puesto de los países de Latinoamérica con mayor número de matrículas de carros en modalidad de ‘renting’, por detrás de Brasil y México.