El mantenimiento de un auto suele determinar si la vida útil puede ser mayor o menor, razón por la que ofrecer un buen servicio postventa suele ser determinante para que el cliente quede satisfecho con la inversión realizada.

Con el fin de cumplir las expectativas del comprador, diversas marcas se han empeñado en mejorar su servicio, como es el caso de la reconocida empresa JMC.

En un inicio, esta compañía se encargaba de traer a Colombia camiones livianos, pero ahora está explorando otros mercados y ha impactado con sus nuevos diseños y un destacable servicio postventa.

La marca que invita a #JuntosMásCaminos recomienda realizar los mantenimientos preventivos correspondientes luego de la compra con el objetivo de determinar que, efectivamente, el vehículo está trabajando adecuadamente.

El programa de mantenimiento indica la primera revisión a los dos mil, la segunda revisión a los cinco mil y sucesivamente cada cinco mil kilómetros. En estas se cambia el aceite y sus respectivos filtros. Además, se realiza una revisión general de los sistemas de inyección, suspensión, frenos, dirección y eléctrico.

Asistiendo a estos controles, JMC otorga la garantía establecida, la cual tiene una duración de 3 años o 100 mil kilómetros de uso. Teniendo claro que los mantenimientos se deben realizar en los talleres autorizados de la marca.

Sin lugar a dudas, esta es una de las maneras mediante la cual las marcas emergentes quieren acaparar la atención de los nuevos compradores. Porque ya no solo es importante la calidad de los vehículos (que ya la tienen), sino también el buen servicio postventa.