El Dr. Elmer Huerta explica en su ‘podcast’ que a pesar del cierre masivo de estos negocios a nivel mundial para evitar el contagio de la COVID-19, son muchas las peticiones que se han hecho para lograr su reapertura, aunque hasta el momento son pocos los países que la han autorizado.

El estudio para determinar el riesgo de reabrir las puertas de los gimnasios se le realizó con 3.764 personas de 18 a 64 años, sin historia previa de coronavirus, separadas en dos grupos: aquellas que podían usar dichos espacios, y aquellas que no lo podían hacer. Durante dos semanas el primer grupo uso gradualmente las instalaciones, siguiendo las medidas de distanciamiento e higiene, mientras el segundo grupo permaneció con su vida normal sin asistir a ellos.

Al finalizar con los 15 días, los voluntarios se hicieron las pruebas, indicando que no hubo contagiados entre las personas que no asistieron a los gimnasios y siguieron con su vida cotidiana, por otro lado, entre los que fueron a estos centros deportivos se encontró un caso positivo, sin embargo, se pudo comprobar que esta persona contrajo la enfermedad en su trabajo y no en las instalaciones prestadas para el experimento.

Con estos resultados, los autores concluyeron que abrir los gimnasios es viable, siempre y cuando se mantengan las recomendaciones de seguridad e higiene dadas para la ciudadanía, además de mantener los lugares desinfectados y con total limpieza.

A pesar de los hallazgos, hay expertos que refutan esta información, argumentando que el estudio se hizo cuando en Noruega la curva de contagios ya había bajado y los positivos eran muy pocos.

Por el momento, en Colombia estos negocios se mantienen cerrados, aunque en ciudades como Cali se estudian los protocolos para su reapertura, la cual aún no ha sido autorizada por las autoridades correspondientes.