En el escrito, la también periodista desnudó sin rodeos su pensamiento erótico y recordó los días en los que abandonó su oficio como comunicadora para dejarse guiar por “un ataque de ansiedad y depresión”, y se convirtió en actriz porno; lo fue por dos años.

Pero retomando la idea de la doble penetración, Amaranta contó que en República Checa un productor mexicano le propuso hacer su primera escena de este tipo, la cual cobró bien a pesar de desearla.

Amaranta Hank

Artículo relacionado

Traumática relación con la que Amaranta Hank perdió la virginidad: “Creí que era lesbiana”

Pero el clímax de su relato, más no del placer experimentado, se da cuando narra el momento de la grabación, para la que contó con la compañía de dos actores, quienes la acompañaron a realizar la respectiva sesión de fotos, con la que ya se sentía excitada.

El panorama cambió cuando el precario sofá en el que grababan se tornó incómodo; por el aceite en sus cuerpos se empezaron a resbalar en el mueble y el ano de la ahora exactriz no dilataba, por lo que tuvo que parar muchas veces para lubricarlo; la tensión creció entre el equipo.

“Estaba dañando su trabajo por el capricho del ardor en mi culo”, detalló Hank.

Si se retiraba en aquel momento no recibiría dinero y los actores también perderían, así que prefería irse herida pero con su paga. Ella no esperaba el choque psicológico que iba a producirle todo lo ocurrido.

Luego de aquel episodio viajó a España; allí presentó varios problemas con su salud física y mental, que fueron consecuencias de grabar aquella escena.

Amaranta Hank

Artículo relacionado

Amaranta Hank sigue queriendo el porno, pero estos serían algunos motivos de su desencanto

“Me dolía más el ego que el culo. Me sentía burlada, engañada, violada”, explicó Amaranta, quien también prometió darle un golpe al productor en cuanto se lo vuelva a cruzar.

El sexo anal era una de las cosas que más disfrutaba en el sexo, pero ella redujo su intimidad a trabajo (escenas); también presentó problemas para masturbarse.

No culpo a la pornografía por mi herida, quizás son solo cosas que pasan”, concluyó Hank.