Cachorros Club, un blog especializado en el cuidado de estas mascotas, recordó que los canes tienen la necesidad de huir o esconderse cuando hay ruidos fuertes; incluso, en 2019 se registró el caso de una perra que murió por el estrés que le produjo escuchar los juegos pirotécnicos.

Por lo anterior, un sitio web que ayuda a encontrar mascotas extraviadas recomendó usar la técnica ‘tellington’, que consiste en atar de una forma específica al perro; esto ayudará a que circule la sangre en su cuerpo y se reduzca la tensión generalizada.

Aquí, una gráfica que difundió el centro en Instagram, en donde se explica de forma exacta cómo amarrar a su mascota; deberá usar una venda y no ejercer mayor presión.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Aprovecha el día de mañana para que le consigas una vendita a tu peludo y así pasen más tranquilos el año nuevo! #miwooftips —–> Circula por las redes sociales un método fácil y recomendable para proteger a las mascotas de los estruendos producidos por la pirotecnia, tomando en cuenta la cercanía de las fiestas de fin de año y de los problemas que causan. Desde las redes sociales dieron a conocer un método que no es invasivo, contrario a las gotas para dormir y calmantes, y que puede ayudar a los perros a no asustarse ante los ruidos. Se denomina “Método Tellington TTouch” que consiste en vendas corporales. Y la solución reside en parte en cómo el sistema nervioso procesa la información sensorial proveniente de la suave presión de la venda corporal, ya que suscitan una sensación de calma. Según se constata, el tacto con presión activa la rama parasimpática del sistema nervioso autónomo, que es el área del sistema nervioso que tranquiliza, restaura centra al animal. Los efectos tranquilizadores con las vendas pueden ser debidos a la influencia de las sensaciones de presión sobre el sistema nervioso. Normalmente la venda se pone sobre el cuerpo del animal siguiendo una configuración en forma de ocho, haciendo contacto alrededor del pecho y cruzándose por la espalda, y a veces alcanza los cuartos traseros.

Una publicación compartida de Ayúdalo a volver 🐶 (@miwoof) el

¿Qué otras alternativas hay para calmar a un perro que le teme a los ruidos fuertes?

El primer portal citado informó que cerrar puertas, ventanas y cortinas es una forma de reducir el campo de visión y audición de estas mascotas, que ahora son utilizadas para detectar COVID-19; además, se podría crear una especie de cajón (‘búnker’) en el que esté protegido.

El medio recordó que el can siempre se sentirá seguro estando cerca de su amo; también es bueno actuar con normalidad, demostrándole así que no existe un peligro; intentar jugar o darle su comida favorita no estaría mal, esto siempre será mejor que regañarlo o castigarlo por una reacción involuntaria de su sistema nervioso.

Nota: no intente sedarlo sin consultar antes a un veterinario.