Como reportó Mirror, la técnica que usaron para combatir las células cancerígenas fue el Crispor-Cas9, que modifica (‘editar) los genes malignos y evita que se reproduzcan.

Pese a que la etapa experimental se realizó en los mencionados roedores, consiguieron que el 100 % de estos animales sobreviviera y no desarrollara ningún tipo de tumor.

“Las nanopartículas buscan el gen que causa el cáncer en las células cancerosas y lo alteran al introducir algo de ADN adicional, que hace que el gen se lea mal y deje de reproducirse”, detalló al medio Nigel McMillan, lider de la investigación.

Este procedimiento es la primer ‘cura’ probada con este tipo de tecnología, que se podría usar para tratar y eliminar el cáncer de cuello uterino y otros tipos.

Para entender cómo es la ‘edición’ de los genes, se puede comparar el proceso con agregarle un par de letras a una palabra para que esta pierda sentido y no se pueda comunicar.

Pese a lo esperanzador que puede resultar todo, aún se desconoce si la efectividad será la misma en genes humanos, por lo que empezarán a probarla en ellos en 5 años.