Supuestamente, el veterinario llamó a la mujer para tener su aval de aplicarle una inyección letal al can; eso habría ocurrido después de que el hombre notara que el animal, de raza teckel, tenía una “respiración rara”, informó Fox News.

Martínez indicó al medio estadounidense que ella nunca recibió esa llamada y que el veterinario se comunicó con otra persona.

De acuerdo con el relato de la mujer, ella no se enteró de la muerte de Ziggy sino hasta que una persona de la clínica veterinaria la llamó (correctamente) para decirle que ya le habían aplicado la eutanasia al perro.

La cadena de noticias indicó que desde ese doloroso momento, Martínez no ha podido “dejar de llorar”.

“Ziggy me siguió a todas partes y me abrazó todas las noches. Hizo soportable mi ansiedad. Me siento tan enferma de que esto haya sucedido”, escribió la mujer en una publicación en Facebook, que, si bien fue eliminada, Fox News la rescató.

Al final, el personal de la clínica se disculpó con Martínez por el fatal error y, además, “le regalaron una urna, una placa y un adorno navideño con la huella de Ziggy”, concluyó el medio.