La historia se conoció por una organización local de protección de animal, que publicó varias fotografías del canino en redes sociales.  

En las fotos se ve al perro recostado sobre un pedazo de cartón, notablemente triste por la ausencia de su dueño.

Los trabajadores del hospital aseguraron al medio argentino San Rafael que Toto no se movió ni un instante de su lugar, y que comió muy poco.

“Parece que cree que su dueño saldrá algún día para llevarlo a casa”, dijo al mismo medio una de las personas que cuidó al canino a las afueras del hospital.

Antes de morir, el dueño le pidió a sus familiares que llevaran el perro al hospital para despedirse de él. Sin embargo, sus allegados se retiraron del centro médico y abandonaron a Toto, agregó el portal.

El animal fue rescatado por Dafne Rodríguez, protectora de animales independiente, quien actualmente lo cuida y busca una familia para que lo adopte. 

Rodríguez aseguró al portal que el proceso de adopción ha sido difícil porque Toto no pudo adaptarse a vivir con otros perros, por lo que necesita un nuevo hogar en el que no haya otra mascota.