En la grabación se ve cómo unos asistentes lo tratan con indiferencia, otros lo evitaban y algunos tienen temor de su presencia.

De hecho, el obispo fingió caerse en uno de los corredores, pero solo un trabajador del evento lo ayudó a levantarse.

“Me ubiqué en algunos espacios estratégicos del teatro. Algunos no me respondían bien, otros me contestaban muy mal. Lo resumiré todo en esta palabra: indiferencia”, contó Quintero a un medio local, declaración que cita Noticias Caracol.

En el video, que fue publicado por la Conferencia Episcopal de Colombia, el religioso comentó que buscaba mirar la reacción y la actitud de las personas cuando ven un habitante de calle, sobre todo en el contexto de un evento.

“Este homenaje implica la búsqueda de una sensibilización en la sociedad, despertando el sentido de la solidaridad y superando todo asomo de indiferencia e intolerancia frente al habitante en situación de calle”, agregó el obispo.