La captura de un joven en Piedecuesta, Santander, terminó en un escándalo en vía pública luego de que una mujer le gritara constantemente a los policías que hacían el procedimiento.

Inicialmente se publicaron el video en el que esta joven, de quien no se conoce su nombre, le gritaba a una cámara “grábeme, no me importa. Yo soy hija de un veedor. Siempre es a ganar de que tienen uniforme. Parecen unas locas ahí“, decía.

Aunque nadie sabía a quien se refería, el padre de esta joven apareció en redes sociales con el video que ella también grabó y mostró qué fue lo que desató su molestia.

Gabriel Niño publicó en su cuenta de Facebook las imágenes que capturó su hija aquella noche y hay más contexto de la situación. En una de las vías del municipio, un grupo de policías está capturando a un joven, pero él se oponía a ser conducido, aunque ya tenía las esposas.

La hija del veedor decía “hasta que lo maten sí lo sueltan” mientras que desafiaba a otro hombre, quien posteriormente la grabó. Esta persona no tenía ningún uniforme, pero sí acompañaba este procedimiento policial.

Luego de unos minutos se oye a otra mujer decir “suéltelo que los del problema ya se fueron“, así que todo se trataría de una riña en ese sector.

En la publicación hecha por Gabriel Niño asegura que la persona que grabó a su hija es un hombre que administra una página llamada ‘El avispero piedecuestano’, en la que publican contenido a favor de la Alcaldía de Piedecuesta.

Precisamente, en esa cuenta de Facebook compartieron una nota del portal elavisperobucaramanga.com. En ese artículo informaron que el hombre capturado había salido de prisión luego de cinco años, pero tenía medida domiciliaria, razón por la que no podía estar fuera de su residencia y menos protagonizando peleas.

Además, ellos aseguran que esta mujer ha estado involucrada en otras riñas y desórdenes públicos, pero no dan a conocer su nombre.

Al final, Gabriel Niño publicó otro video en el un joven se niega a subir a una patrulla de Policía, pero los uniformados le pegan, razón por la que sus amigos también intervienen, así como el hombre que no tiene uniforme.