De acuerdo con RPP Noticias, la policía de la ciudad de Huarmey, en Perú, intervino la fiesta de cumpleaños de Nicolle Medina Sánchez, de 22 años, en la que participaban amigos y familiares el pasado jueves 14 de enero.

Las autoridades interrumpieron la reunión porque en la ciudad de la región de Áncash había toque de queda por la emergencia sanitaria generada por la pandemia del coronavirus, explica el mismo medio.

Los oficiales que llegaron hasta la casa de la joven, según el diario peruano, encontraron bebidas alcohólicas y se percataron de que los asistentes no guardaban distanciamiento social e incumplían con el uso correcto del tapabocas.

Los policías llevaron a la comisaría a Nicolle y la hicieron posar junto a su torta de cumpleaños. Además de publicar la foto en redes sociales, le pusieron una multa por incumplir las normas, detalla RPP.

Tras la viralización de este suceso en redes, Nicolle Medina Sánchez, junto a su madre, anunció que denunciará por daños psicológicos a los policías que la detuvieron cuando celebraba su cumpleaños, publica El Comercio.

“Uno de los policías dijo: ‘Lleven la torta para tomarle la foto’. Me decía: ‘Pero sonríe, bájate la mascarilla’. Le dije que el protocolo no es que me baje la mascarilla, pero me respondió: ‘Yo quiero que te la bajes’”, expresó indignada la joven a ese medio.

“Estoy de acuerdo que no debí hacer una fiesta, aunque no fue una fiesta, sino fue una reunión familiar. Es una humillación bien grande hacia mí. Está prohibido tomar una foto con mi torta y eso es lo que han hecho”, agregó Medina Sánchez.

Marta Sánchez, madre de la joven peruana, reconoció  que fue un error llevar a cabo la reunión, pero precisó que tomarán medidas contra los policías por presuntamente haber acosado sexualmente a su hija.

Los voy a denunciar por daños psicológicos hacia mi hija, por ‘bullying’, por todo lo que le han hecho, porque esto no se hace. Ha sido una fiesta familiar. Sí he hecho mal por celebrar esa fiesta, soy consciente y lo asumo”, indicó Sánchez, citada por El Comercio.

La Defensoría del Pueblo de Perú, a través de su cuenta de Twitter, rechazó y calificó de “agraviante” el trato que recibió la joven durante la intervención policial.

La Defensoría pidió a Inspectoría de la Policía iniciar un proceso de investigación, a fin de determinar la responsabilidad de los efectivos implicados, finaliza RPP.