Ben utilizó una aplicación de rastreo y el programa le informó que el auricular estaba en su habitación. Además, emitió un sonido para que se facilitara su ubicación.  

“Revisé debajo de mis sábanas y miré a mi alrededor pero no pude encontrarlo; luego me di cuenta de que el sonido venía de mi estómago”, comentó Ben a medios locales, información que rescata el Daily Mail.

El joven fue inmediatamente al hospital municipal de Kaohsiung, donde los médicos confirmaron que se había tragado un AirPod.

Los médicos le dieron un laxante a Ben y de esta manera el objeto salió del cuerpo, informó la prensa taiwanesa.

“Debido a la cubierta de plástico que rodea el AirPod, el riesgo de que le causara daño de una manera similar a la de una batería regular de iones de litio es mucho menor”, comentó el doctor Chen Chieh-fan, quien atendió a Ben, a los mismos medios.

Luego de lavar el dispositivo y dejarlo secar, Ben se sorprendió al descubrir que aún funcionaba.

“La batería todavía estaba en el 41 por ciento. ¡Fue increíble!”, comentó Ben a los medios locales.