Minutos antes de que iniciara la boda, la mamá del hombre se dio cuenta que la novia tenía una marca de nacimiento que le parecía familiar, detalló el South China Morning Post. 

La marca era la misma que tenía una niña que la mujer había puesto en adopción 20 años antes. Por esto, la mamá del hombre les preguntó a los papás de la novia si ella había sido adoptada.

Después de que los padres de la novia lo confirmaran, la mujer llegó a la conclusión de que su hijo estaba a punto de casarse con su hija dada en adopción 20 años antes. 

Sin embargo, la boda sí se pudo realizar. ¿La razón? El joven que se iba a casar también era adoptado, por lo que, a final de cuentas, los novios no tenían ninguna relación de sangre. 

El South China Morning Post indicó que la boda se llevó a cabo de manera normal e incluso que esto era legal, ya que la ley de ese país prohíbe expresamente las bodas cuando las personas involucradas tienen lazos de sangre expresos. 

“Los artículos relevantes usan específicamente el término ‘parientes por sangre’, por lo que, debido a que los novios en la boda de Suzhóu no estaban relacionados por sangre, esta ley no se aplicaría”, concluyó ese rotativo.

Este es el video de la reacción de la mamá del hombre, cuando se dio cuenta de lo que pasaba: