Luego de la muerte de George Floyd, los estadounidenses salieron a las calles a mostrar su rechazo ante los actos de abuso policial, pero también muchos delincuentes aprovecharon el momento para robar varias tiendas. 

Las de Apple se vieron afectadas por estos actos vandálicos y, en respuesta, activaron una función poco utilizada para defenderse, informó Gizmodo.

La compañía activó un tipo de software de proximidad que puede desactivar un dispositivo, en este caso los iPhone nuevos que fueron robados, cuando se toman ilegalmente de una tienda, detalló Forbes.

Al prender por primera vez el celular o algún aparato de la marca que haya sido robado, se emite un mensaje que dice “Este dispositivo ha sido deshabilitado y está siendo rastreado. Las autoridades locales serán alertadas”.

Si bien, es poco probable que los celulares u otros dispositivos hurtados sean devueltos, una vez son deshabilitados, lo que sería más usual es que muchos de ellos sean abandonados por temor a que haya algún tipo de rastreo y esto tenga repercusiones legales, agregó el mismo medio.