En el punto exacto donde Cruz fue atacado (calle 19 con carrera cuarta, centro de Bogotá) por un agente del Esmad, agresión por la que hoy se debate entre la vida y la muerte, los manifestantes se acostaron con velas, mientras otros amenizaban el ambiente con sus cacerolas.

Posteriormente, muchas personas interrumpieron el cacerolazo para hacer un minuto de silencio en homenaje a la salud del joven de 18 años, que se encuentra en el Hospital San Ignacio en estado crítico, luego de que un proyectil lacrimógeno disparado por el Esmad lo impactara en la cabeza.

Esa trágica situación ha indignado a miles de ciudadanos que denuncian abuso de la autoridad y, por lo mismo, la Fiscalía y la Procuraduría iniciaron una investigación para esclarecer lo que sucedió.

El mismo presiente Iván Duque lamentó la situación, se solidarizó con la familia de la víctima y dijo que ordenó priorizar las indagaciones sobre ese caso.

A continuación, los homenajes para Dilan Cruz: