La grabación muestra a varias personas que rodean el cuerpo de César Augusto Bolaño, de 33 años, que permanece tendido sobre una camilla plástica a la orilla de la playa San Juan, uno de los atractivos turísticos del Parque Tayrona (Santa Marta).

El video muestra a una mujer que se acerca para tratar de reanimarlo, y a un hombre que pide con insistencia que alguien ayude a Bolaño. Por lo visto, ninguna de las personas que estaba en la playa tenía conocimiento de primeros auxilios.

“Haga algo, por favor. No lo deje morir, señora. Llame una lancha”, dice el hombre, al tiempo que varios bañistas reclaman porque, al parecer, en el sitio turístico no contaban con elementos necesarios para atender una emergencia como esa.

“¿Y entonces qué? ¿Dónde está la plata que se paga aquí?”, advierte otra persona.

Pese a la angustia y las súplicas para que alguien ayude al turista bogotano, el hombre fallece ante la mirada impotente de un grupo de personas que estaba allí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Pulzo (@pulzo_col)

Turista que murió ahogado en Parque Tayrona estaba de luna de miel

Medios locales aseguraron que el turista habría sufrido un calambre cuando nadaba, y supuestos testigos afirmaron que en el momento de la emergencia “no se encontraba salvavidas, no se encontraba enfermera, no había un flotador, no había una cuerda, no había nada”.

Una hermana de la víctima contó, en El Tiempo, que su familiar viajó junto con la esposa, Natalia Rojas, para celebrar su matrimonio, pues tuvieron que postergar la luna de miel debido a las restricciones por la pandemia.

La joven, además, confirmó la versión de que en el sitio en donde su hermano se ahogó no había rescatistas ni personas capacitadas para reaccionar ante una emergencia, y aseguró que la tragedia pudo ser mayor ya que la esposa y otros allegados se lanzaron al mar a rescatarlo.

La mujer se quejó, en la entrevista, porque la aseguradora que debería asistir a la familia, por el pago del ingreso al Parque Tayrona, no les dio respuesta.

“Quedamos solos en el traslado del cuerpo de mi hermano a Bogotá, y con un dolor y una impotencia muy grande en el corazón”, concluyó la joven.

Este es el relato del hombre que dijo ser testigo de la tragedia.