“Un prontuario criminal ha caracterizado a esta familia desde siempre”, escribió Úsuga en su columna sobre “el Clan Gnecco Cerchar”, luego de lo cual mencionó a José Amiro Gnecco, casado con Vicky Dávila desde el 2008.

Tras la publicación de dicho artículo, la periodista compartió en Twitter un fragmento del mismo en el que se menciona a su hijo como “cuarta generación del clan Gnecco” (dicha frase ya no aparece en el escrito de Úsuga) y se quejó de que en esa columna se mencionara con nombre propio al menor y se le vinculara con un clan.

En su queja, la comunicadora publicó, además, una captura de pantalla que demostraría que Daniel Mendoza, creador de la serie ‘Matarife’, promovió la lectura de la columna titulada ‘La banda de los Gnecco’. (Mendoza eliminó el mencionado tuit).

“Los responsabilizo [a Mendoza y Úsuga] de lo que le pase a mi bebé”, escribió la periodista en el trino en el que resaltó el “delito” que representa “exponer el nombre de mi hijo menor de edad en un artículo donde hablan de un Clan delincuencial”.

En seguida, Dávila publicó otros trinos en los que continuó reprochando las acciones de Úsuga y Mendoza por “estigmatizar” y “poner en peligro” a su hijo.

Ante los señalamientos, el autor del artículo se disculpó, también en Twitter, “por haber transcrito el nombre” e indicó que este había sido eliminado de la columna.

Sin embargo, también comentó Úsuga en esa red social, “mi artículo transcribe lo que se encuentra en documentos periodísticos en los mismos buscadores de Internet que usted menciona en su columna #LaBandaDelPajarito”.

Mendoza, por su parte, respondió a la acusación con fuertes calificativos hacia la comunicadora, manifestó su desacuerdo con el hecho de que se haya publicado el nombre de un niño en la citada columna y aclaró que él no fue el autor de la misma.

De inmediato, la también columnista continuó el cruce de trinos y le reclamó al creador de ‘Matarife’ por “invitar a leer” el artículo que mencionaba a su hijo.

Fue tal el enojo de Dávila, que esta hizo un llamado, de nuevo en Twitter, a defensores de derechos humanos y de menores de edad, el cual llegó a ser contestado por la directora del ICBF, Lina María Arbeláez, quien incluso anunció la intervención de la Fiscalía en este caso.

Finalmente, el abogado Iván Cancino publicó un comunicado en el que indicó que asumía la defensa del hijo de Vicky Dávila, pues “su nombre fue publicado el día de hoy 22 de junio en redes sociales causando graves afectaciones a su integridad, consecuencia de esta publicación ha surgido un sin número [SIC] de amenazas en contra del menor y su madre”.

En el anuncio de Cancino se manifestó que “se acudirán a las instancias legales solicitando la protección del menor, así como las rectificaciones necesarias e indemnizaciones correspondientes”.

Y aunque en el comunicado no se menciona a Mendoza, revista Semana dijo que Cancino “llevará ante la justicia el caso para que el abogado Daniel Mendoza y el defensor de derechos humanos Gener Úsuga respondan por los ataques”.

Dicha acción legal corresponde puntualmente a una denuncia penal, precisó el semanario al referirse a la decisión que su periodista tomó y haría efectiva en próximos días.