El debate sobre el hecho de viajar o no con mascotas en aviones o buses fue introducido por Gustavo Gómez, en Caracol Radio. 

Allí, tanto Vanessa de la Torre como Darcy Quinn se sumieron en una fuerte discusión que, pese a sus momentos incómodos, tuvo un final feliz.

“Las mascotas hacen parte de los hogares; son parte de la familia, son parte del entorno de una persona que, si se cambia de ciudad o se va de viaje por un tiempo largo, no quiere dejarla tirada. Hay una dependencia emocional como la tenemos con cualquier ser querido. Las compañías tienen que entender que están transportando vidas”, comenzó argumentando Quinn.

(Vea también: recomendaciones para viajar con mascotas en avión; “con precauciones, no hay problema”, dice Mark Lee)

A lo que siguió una respuesta contundente de De la Torre —que hace unos días también tuvo un roce con Álvaro Uribe—, en donde quería dejar claro que, para ella, no es comparable el trato a una mascota con el trato a un ser humano. 

“A mí me parece que la gente se descaró; ahora todos los perros son de acompañamiento. Tengo dos perros y pago el guacal pera llevarlos en su guacal, pero yo no puedo pretender que el mundo sea como yo quiero, que es andando con el perro por todo el avión. Los perros no son niños ni son seres humanos, son animales”, agregó. 

Luego llegó una controversial opinión de Quinn, directora del espacio ‘Mascotas Caracol’ de esa emisora, quien preguntó por qué sí está bien aguantar otras cosas incómodas en los aviones o buses. 

“¿Por qué no se pueden aguantar un perro y sí no tienen problema con niños que corren, gritan y le jalan el pelo a uno? A mí me molestan otras cosas de viajar en avión más que una mascota. Hay gente ruidosa, hay niños llorando en todo el avión.

Comentario de Vanessa de la Torre que incomodó a Darcy Quinn

Después de algunos minutos de discusión, llegó un comentario de De la Torre que ofuscó notoriamente a Quinn, que este mes comentó que la Copa América estaba en peligro.

“Darcy anda con ‘Toño’ [su perro] como si fuera un señor; no es un señor, es un perro”, indicó. 

Vanessa, no califique mis sentimientos; usted no califique mi relación con ‘Toño’. Él es muy importante en mi vida. Perdóneme, pero eso hace parte del respeto. Eso no lo puede calificar usted y no lo puede calificar nadie”, dijo Quinn, notoriamente molesta. 

De la Torre dijo que ella también tiene perros, pero que no le parece que eso sea impedimento para poner un límite a la hora de distinguir entre sus seres queridos y sus mascotas. 

“Sus hijos son sus hijos, pero mis hijos son mis perros. ‘Toño’ es mi hijo, ‘sorry’. Por eso se creó una figura llamada soporte emocional. Ustedes no saben la cantidad de animales que le han salvado la vida a una persona. Respeten, como uno respeta a quienes deciden tener hijos. Calificar las relaciones, el amor y los vínculos de una persona hacia un animal me parece una profunda falta de respeto”, añadió Quinn.

(Vea también: Vanessa de la Torre defendió su apellido para que no la asocien a exembajador investigado)

La discusión quedó zanjada en primer lugar luego de que Quinn dijera que ella siempre lleva a su mascota a lugares amigables con los animales y que siempre consulta antes de viajar para saber si puede llevarlo en la cabina del avión. 

Minutos más tarde, ya con las cosas calmadas, De la Torre dijo que había llegado a un acuerdo con Quinn. “Con Darcy ya llegamos a un acuerdo. Nos vamos a tomar un vino esta tarde y vamos a discutir el asunto”, concluyó la periodista.

Este fue uno de los casos recientes sobre presunto maltrato animal durante un viaje: