Un video compartido por Caracol Radio muestra que los problemas se habrían presentado este jueves en el punto de vacunación del Movistar Arena de Bogotá, uno de los más grandes de la capital, principalmente con pacientes de la EPS Colsánitas.

La ciudadana que graba el video asegura que los funcionarios le atribuyeron el problema a la Secretaría de Salud de Bogotá, a la que habrían acusado de no haber enviado las vacunas necesarias.

En días pasados, el Gobierno había hablado de un retraso en el envío de vacunas de Sinovac, lo cual había obligado a reasignar las más de 200.000 dosis de AstraZeneca para que se las aplicaran a adultos que acudieran a recibir su primera dosis.

Desde entonces, se supone que esas son las que se aplican como primeras dosis, pero lo sucedido este jueves denota una posible falta de previsión para guardar suficientes vacunas de Sinovac para garantizar la aplicación de segundas dosis.

“Demanda espontánea”: la explicación del Gobierno Nacional a la falta de segundas dosis

Sea porque el envío no llegó, o porque no se calculó bien la concurrencia y no se guardaron las dosis para respetar los turnos, el Ministerio de Salud fue el que salió a explicar la situación, asegurando que todo se debía a la “demanda espontánea”.

Esto significa que la escasez la habría ocasionado la posibilidad de que todos los ciudadanos mayores de 70 años que no hubieran recibido su primera dosis ahora pueden asistir a recibirla sin necesidad de cita:

“El agendamiento libre generó una presencia mayor de personas en los puntos de vacunación [respecto] a las vacunas que estaban disponibles”, lo que “generó que se utilizaran algunas vacunas destinadas a las segundas dosis”, explicó el viceministro de Salud, Luis Alexander Moscoso, en el programa presidencial de este jueves.

Sin embargo, el funcionario pidió tranquilidad a los ciudadanos que vieron aplazada su segunda dosis y, aunque no contempló los trastornos de agenda que podría causarle a muchos pacientes, dijo que esto solo causará que “se extienda el plazo de aplicación de las segundas dosis [por]  tres, cuatro o cinco días”, algo que, según él, “no genera ningún riesgo en el proceso de inmunización”.

El viceministro señaló que el comité de expertos que apoya al Gobierno durante la pandemia ya había informado que el lapso para recibir la segunda dosis de Sinovac se puede prolongar hasta 56 días sin problemas: “Muchos estudios que se adelantan están mostrando que la aplicación más tarde de las segundas dosis puede generar una inmunización mejor”, sostuvo.

La cartera de la Salud incluso alcanzó a sugerir que las segundas dosis se aplicaran, no 28 días después de la primera, sino 56 días después. Sin embargo, luego descartó esa posibilidad y mantuvo la orden de hacerlo a los 28 días.

Moscoso también confirmó que el domingo llegará medio millón de Sinovac que terminarán de complementar los esquemas de vacunación. “Para todos los colombianos hay vacunas disponibles y, no se preocupe, le vamos a aplicar la segunda dosis”, concluyó.