Los hechos se registraron en una zona rural del municipio de Corinto, Cauca, y fueron denunciados este viernes por las autoridades del Resguardo Indígena Páez.

De acuerdo con un comunicado de la organización a la que pertenecían las víctimas, sicarios los secuestraron la noche del jueves cuando “se encontraban en un ritual de armonización de unos comuneros” en su vivienda.

“Hombres armados llegaron donde se encontraban realizando el ritual en la casa, en la habitación del médico tradicional, los sacaron a la fuerza y los subieron a una camioneta de alta gama”, explicaron las autoridades indígenas.

La comunidad inició la búsqueda de los desaparecidos y encontró sus cuerpos sin vida con impactos de bala esta madrugada en una zona rural “a 16 km de donde fueron secuestrados”, detallan en el comunicado.

La organización indígena Tejido de Defensa de la Vida y los Derechos Humanos hizo un llamado en una carta a las comunidades y a las demás organizaciones indígenas a “permanecer en máxima alerta”.

“Es claro que a medida que se militariza el territorio, más muerte y destrucción se instala en nuestros hogares. Vivimos una arremetida contra nuestros proyectos de vida y nuestra supervivencia en el territorio”, lamentó la organización.

El senador indígena Feliciano Valencia añadió en Twitter:

Al menos 66 miembros del pueblo indígena Nasa, entre ellos 13 de sus autoridades, fueron asesinados el año pasado en el Cauca reveló en febrero la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos (ACNUDH) en su informe anual para Colombia.

Los asesinatos de líderes sociales en Colombia crecieron un 53 % en el primer cuatrimestre de 2020, según el informe publicado esta semana ‘Dinámicas de la confrontación armada y su impacto humanitario y ambiental’ de la Fundación Ideas para la Paz (FIP).