La activista política Natalia Bedoya, más conocida en el mundo de las redes sociales como tuitera uribista, dejó entrever que puede iniciar una acción legal contra el caricaturista Julio César González, cuyo nombre artístico es Matador, por un dibujo que publicó el mes pasado.

En esa viñeta, el caricaturista pinta a Bedoya con un bikini cuya pieza superior está marcada con dos signos pesos ($). “Usted ha sido como un padre para mí”, le dice Bedoya a Álvaro Uribe en la caricatura, mientras que el expresidente le responde, tomándola por la cintura y con mirada de lascivia: “Hijita, me gustan esos ‘contratos’”, en clara alusión al pecho de la mujer.

En ese momento, Bedoya preguntó en su cuenta de Twitter: “Entonces esto es lo que debo soportar de los misóginos de este país. Qué atenten contra mi dignidad solo por mi condición de mujer. ¿Hasta cuándo tendremos que soportar machismo en Colombia?”

La alusión a los ‘contratos’ en la caricatura de Matador hace referencia al hecho de que Bedoya ha tenido contratos con el Gobierno Nacional y la Gobernación del Valle del Cauca. Ella se ha defendido de las críticas y ha dicho que considera que lo que le pagaron es justo por su formación académica y experiencia profesional.

Casi un mes después de la publicación de la caricatura, Bedoya les pregunta a sus seguidores: “Los leo. ¿Ustedes creen que debería poner una acción legal contra Matador?”.

(Lea también: ¿Quién es Natalia Bedoya, la defensora de Álvaro Uribe que gana más de $ 20 millones?)

Las primeras respuestas no le dicen que sí o que no. Más bien, remarcan el hecho de que Bedoya es abogada, para básicamente dos cosas: una, para corregirla, porque “las acciones legales no se ‘ponen’. Se ‘interponen’ o se ‘impetran’”; y la otra, para recordarle su profesión: “Ud, supuestamente es abogada y preguntando[?]”.

Otros la animan: “La gente tiene derecho a interponer acciones legales para que esa gentuza que se escuda en el derecho a la crítica y la sátira pare [de]  calumniarlos. Para eso está el sistema judicial”.