Desde ese día (martes 18 de agosto), la familia de Lisbeth Katiuska Araque Maldonado, de 20 años de edad, no sabe nada de ella, y el hombre contó en Noticias Caracol que él mismo la acompañó a tomar un taxi en el sector de La Toscana.

Yo la subí, en la esquina de la casa, en un taxi con mi hija”, narró Sandoval, y contó que la mujer se dirigía hacia su lugar de trabajo, en una bodega de reciclaje, en la localidad de Engativá.

El hombre dijo, en el noticiero, que al ver que ya eran las seis de la tarde y que su pareja no regresaba, decidió ir a preguntar por ella en su trabajo: “Me dirigí hacia donde ella trabajaba, a las nueve de la noche, y el señor me dijo que ella no había ido. No llegó”.

En medio de la búsqueda de la joven, Sandoval contó que encontraron a su hija, de dos años de nacida, abandonada en la calle muy cerca del sitio en donde la madre fue vista por última vez.

“Conseguí a la niña en frente de un portón, y una señora salió. Ella tiene cámaras de seguridad y vio cuando un ciudadano pasó y dejó a mi hija abandonada, y siguió derecho caminando”, afirmó el padre de familia, en entrevista con ese medio.

Por último, Sandoval hizo un llamado para que el taxista que recogió a su esposa “diga el lugar donde la dejó”, y aprovechó para pedirles a los ciudadanos y autoridades que le ayuden para encontrar a su pareja.

Por lo pronto, en redes sociales circulan carteles con fotos de Araque Maldonado y números de contacto por si alguna persona conoce de su paradero pueda brindar información.