El doctor Monclou es médico intensivista de la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital en Cataluña, España, y desde allí le contó a la periodista, en su espacio de ‘Vicky en Semana’, el drama que vivió luego de que su padre se enfermera por sospecha de coronavirus, en Popayán (Cauca).

“Sí, lastimosamente murió el día de ayer por lo que es una sospecha de COVID-19. Eso me rompe el alma porque yo, con todo mi conocimiento, no puede hacer nada por él”, comenzó su relato.

Luego, el médico se refirió al duro momento que atravesó al ver a su padre moribundo desde la distancia, pues dijo que la última comunicación fue a través de videollamada.

“Ha muerto, yo viéndolo morir por una videollamada, sabiendo que se pudo hacer más y no se hizo. Yo le pedí ayuda a varios compañeros, y no recibí esa ayuda de compañeros. Me decían: ‘tranquilo, tranquilo,’, cuando yo a personas que están así de mal les doy todo, y ese todo era lo que yo quería que le dieran. Son pacientes que necesitan tiempo”, comentó el doctor Monclou, con voz entrecortada.

El médico cuestionó la ayuda profesional que le brindaron a su progenitor en “dos centros médicos de Popayán” a los que asistió, y dijo que aparentemente no le dieron un manejo adecuado a la enfermedad de su padre, un hombre que trabajaba como contador y que les hacía “veeduría” a varios hospitales de la capital del Cauca.

“Eso fue lo que le faltó a mi papá, que alguien lo viera y se diera cuenta de la gravedad en la que estaba. Él asistió a dos centros médicos en Popayán”, dijo el médico.

Al final, el hombre contó que “por cosas del destino” su padre no pudo viajar a España para conocer a su nieta, que nació en diciembre, y que desde cuando él lo vi por primera vez enfermo supo que la situación era de gravedad.

Esta es la entrevista completa del médico en Semana (desde el minuto 30):