La joven ‘influencer’ contó en sus perfiles de TikTok y de Instagram el caso de toqueteo que habría sucedido hace algún tiempo, cuando ella estaba en un colegio femenino que decidió hacer una salida a un asilo para acompañar a ancianos que vivían allí.

“Antes de bajarnos del bus, la hermana encargada (que era la profesora de religión) nos dijo que debíamos ser muy amables con los viejitos porque la mayoría de ellos habían sido abandonados por sus familias, así que si ellos trataban de acercarse a nosotras y darnos un beso, un abrazo o cualquier manifestación de afecto, nosotras debíamos aceptarlo y no hacerles el feo. Además que ellos decoraban sus cuartos entonces si nos pedían que fuéramos a su habitación lo hiciéramos. Si la profesora notaba negación tenía uno en la materia”, fue como comenzó el relato de Alejandra Villeta.

Aunque ella no dio a conocer el colegio, ni la profesora que les dio esas instrucciones, estas fueron un punto de partida por el que ella no pudo hacer mucho cuando, dice ella, empezó a sentir que este hombre adulto se acercaba más de la cuenta y la tocaba haciéndola sentir incómoda.

“Un señor me dijo ‘venga, siéntese aquí conmigo’. Él empezó a hacer eso que la hermana dijo. Me cogió la mano, pero de manera extraña. Me daba besos en la mejilla constantemente y cada vez más cerca a la boca. Me ponía la mano en la pierna mientras hablaba con sus amigos. Me abrazaba y yo sentía que me estaba tocando“, expresó la joven ‘influencer’.

Aunque ella se sentía extraña y buscaba respuesta mirando a los adultos que acompañaban la actividad “nadie decía nada” y aunque ella se intentó ir él la halo del brazo y no se lo permitió.

La situación fue peor cuando esta persona le dijo “venga que le quiero mostrar mi cuarto“, algo a lo que ella tampoco se podía negar por la instrucción de su profesora. “Estaba muerta del susto, pero seguía normalizando la situación“, contó.

Luego prosiguió: “cuando íbamos para su habitación, una de las enfermeras del lugar me cogió de la mano y me llevó a otro cuarto porque ese señor no debía andar por ahí suelto. Ese señor, antes de llegar al ancianato había tenido muchas denuncias por abuso (lo dijo en voz baja) a menores“.

Alejandra recuerda que “sentía vergüenza” y quería ponerse a llorar, pero allí no paró esta incómoda situación porque el colegio, en vez de brindarle ayuda sicológica por este episodio que marcó su vida siendo una adolescente, decidió callar y, según ella, “manipularme para que no dijera nada“.

“Me enteré de lo que pasó y lo siento muchísimo, pero el colegio no se hace responsable por nada. Yo sé que usted es una niña muy fuerte y no va a hacer un escándalo por esto, me gustaría saber si va piensa hacer algo al respecto“, le habría dicho la coordinadora, según Villeta.

El relato de la joven ‘influencer’ contó que “fue hasta hace unos años escuchando otros testimonios que yo entendí que eso no estuvo bien y tampoco fue mi culpa”.

La joven compartió su historia el Día Internacional de la Mujer y recordó que “no están solas”, pues así como ella hay muchas otras historias de jóvenes que vivieron episodios de abuso, toqueteo u otras situaciones que no las hicieron sentir cómodas y, hasta el día de hoy, les afecta sicológicamente, aunque no dejó en claro si se atrevió a poner la denuncia. Este es el relato completo de Alejandra Villeta.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Aleja Villeta (@alejavilleta)