De acuerdo con la policía de Queensland, el sujeto llegó al restaurante Taringa luego de manejar durante horas porque creía que iba a conocer a una joven de 15 años con la que luego tendría sexo.

Sin embargo quien lo estaba esperando era un oficial encubierto de la unidad policial responsable de investigar la explotación y el abuso infantil en línea, detalla la web de las autoridades.

La policía del estado australiano explica que desde enero pasado estaba investigando el hombre de 20 años, del cual no revelaron su identidad, luego de que hubo alerta sobre su comportamiento inapropiado con niñas menores de edad en redes sociales.

El capturado fue acusado de  usar Internet para conocer a niñas con fines sexuales y tienen como prueba que viajó más de 2.000 kilómetros, desde la localidad de Mount Isa (Queensland) a Brisbane, en auto para tener relaciones sexuales con alguien que pensaba que era una niña.

Aunque horas más tarde salió de la cárcel bajo fianza, tendrá que comparecer ante un tribunal la próxima semana donde un juez determinará si le da el privilegio de la libertad mientras transcurre la investigación en su contra.

Por último, la policía australiana advirtió a los padres de familia sobre los riesgos que representan para los menores los “depredadores en línea” y pidió supervisar las acciones de sus hijos en redes sociales, así como orientarlos sobre los peligros de tener ‘amigos’ que no conocen personalmente.

“Todos los días, la policía tiene oficiales encubiertos que trabajan en una variedad de plataformas en línea para detectar y detener a las personas que buscan explotar a los niños en nuestra comunidad”, expresó el inspector detective Glen Donaldson.

“Para aquellos que buscan participar en este comportamiento depredador, solo recuerden que el próximo ‘niño’ con el que participen puede ser un uniformado”, finalizó en la web de la policía de Queensland.