“Mientras varias mujeres de la comunidad Nasa pastoreaban el ganado, fueron sorprendidas por unos militares que dispararon contra ellas”, denunció el consejero, Giovanni Yule, del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).

Según Yule, las mujeres alertaron a la comunidad, que reaccionó reteniendo a los uniformados, entre los que se encontraban cuatro policías, y los dejó a disposición de las autoridades étnicas.

En la tarde, una asamblea de la Defensoría del Pueblo regional, la Procuraduría, un delegado de la Gobernación del Cauca y el secretario de Gobierno del municipio, hicieron presencia en la zona, confirmó el consejero.

En la reunión, los organismos de control, que operan como mediadores, establecen con las autoridades indígenas el mecanismo a través del cual la comunidad hará entrega de los uniformados.

De acuerdo con el resguardo, durante la asamblea, la Fuerza Pública atacó de nuevo a la comunidad y un comunero fue herido, sin gravedad, en la cabeza.

Denuncian de otros ataques

El CRIC también denunció que este no es el primer ataque del cual la comunidad es víctima por parte de los uniformados.

“El sábado, la comunidad había salido a pastorear el ganado y desafortunadamente encontró 30 reces envenenadas y el domingo, mientras estaban limpiando el potrero del veneno, dispararon también contra ellos”, agregó Yule.

Ese día, la comunidad también retuvo a ocho militares que fueron entregados a la delegada provincial de la Procuraduría y al secretario de Gobierno del municipio.