Este jueves el presidente Iván Duque tumbó los toques de queda que habían decretado varios alcaldes y gobernadores del país como medida preventiva para contrarrestar el coronavirus. Ante el anuncio, se generó la duda de si esa posición de Duque también dejaba sin efecto el simulacro de toque de queda que diseñó la alcaldesa de Bogotá para este puente festivo.

Claudia López reaccionó rápidamente y confirmó que no detendrá el simulacro porque ella lo consultó previamente con el Gobierno Nacional. Acto seguido, la mandataria bogotana recibió un amplio apoyo de las bancadas del Concejo de la capital del país: 10 de las 11 bancadas de esa corporación emitieron un comunicado en defensa de la iniciativa de López.

El único partido político que no firmó el documento fue el Centro Democrático. Sin embargo, Jorge Colmenares, integrante de la bancada uribista en el Concejo, se desmarcó de sus compañeros y anunció en su cuenta de Twitter que secunda el decreto que limitará al máximo la movilidad de los bogotanos durante cuatro días.

“Me aparto de la posición de mi bancada de no respaldar a la alcaldesa. No es momento de desunión ni de política. Apoyo las medidas de Claudia López porque son las que requiere la ciudadanía que me eligió”, escribió Colmenares en esa red social.

El simulacro de Claudia López solo permitirá que solo una persona por cada hogar salga a comprar productos de primera necesidad o a pasear a su mascota por un tiempo no mayor de 20 minutos. Los terminales de transporte de la capital del país estarán cerrados.