El veedor Julio Medina dijo, citado por El Tiempo, que el trámite para recoger el cuerpo del padre de familia se dio hasta el sábado sobre las 10:30 de la mañana, “después de 56 horas de espera: que porque no había llegado el resultado de la prueba para coronavirus, porque no había  donde sepultarlo, porque la EPS no había emitido una certificación”.

Medina advierte que este caso muestra que “las entidades en Cartagena no tienen claridad de los trámites”, y el periódico dice que familiares también se quejaron de que funcionarios que recogieron el cadáver les“cobraron 150 mil pesos, pero ellos se negaron a pagar, indignados”.

El caso de este hombre se suma al de un recluso de la cárcel de Ternera que falleció el fin de semana por coronavirus, y su familia también denunció demoras para recoger el cuerpo.

No obstante, El Universal dio a conocer que la víctima era Rafael Bolívar García, de aproximados 63 años, y que uno de sus hijos “se opuso al traslado del cuerpo” hasta que Medicina Legal le practicara un examen para determinar la causas de muerte.

Esto, dice, pese a que el Dadis (Departamento Distrital de Salud) había dicho que, según las primeras pruebas, el recluso “tenía indicios” de ser portador del virus. Finalmente, lo sepultaron el domingo en la tarde.

La situación que hoy vive Cartagena por cuenta de la pandemia ha desatado una “acumulación de cadáveres”, y de acuerdo con la directora del Dadis, Johana Bueno, la crisis se debe a la demora en la toma y procesamiento de “las muestras de laboratorio” para identificar la causa del deceso de la persona, y explicó que esta circunstancia está generando “un cuello de botella”.

Bueno anunció que se está gestionando un contrato por 500 millones de pesos para “resolver el inconveniente de los cadáveres”.