“Por prevención me realicé la prueba de COVID-19 en un centro de diagnóstico reconocido, cuyo nombre omito porque desconozco su participación en el hecho. Esperando mi resultado, me escriben por WhatsApp haciéndose pasar por el laboratorio”, empezó relatando Acosta, en su cuenta de Twitter. 

Dijo que allí le pidieron datos personales que eran irrelevantes, como su dirección y su número de cédula, para la entrega de resultados del ‘test’ [en el laboratorio ya le habían dicho que estos le llegaban únicamente al correo electrónico].

Mientras tanto, trataban de intimidarlo, diciéndole que tenían que hacerle “una visita médica” del laboratorio ya que su prueba de coronavirus supuestamente había dado positivo. 

Me doy cuenta que algo anda mal y me comunico con el laboratorio; me dicen que aún no están los resultados y que, en efecto, ellos no comunican eso por WhatsApp”, agregó Acosta. 

Afortunadamente, se dio cuenta a tiempo de la estafa y no les dio a los delincuentes los datos personales que le pidieron. 

Desconozco el propósito, si me iban a estafar o atracar en mi casa. Lo cierto es que el número me bloqueó a los pocos minutos”, concluyó el exedil de la localidad bogotana, quien invitó a las personas a estar muy pendientes y siempre indagar a fondo en ese tipo de situaciones.