Según contaron familiares de la joven, en Vanguardia, ella ingresó con un grupo de amigos a un establecimiento ubicado en la calle 52 con carrera 34, sector de Cabecera (Santander), y allí bailaron y tomaron aguardiente hasta el amanecer.

“Eran puras mujeres y un muchacho. Bailó con un joven y no tomó nada aparte, solo aguardiente… En un momento fue al baño y volvió bien, bailando. Le dijeron que se iban ya porque se había acabado el trago y se fueron caminando a la casa de una amiga que vivía cerca”, comentó al medio local Geraldine, hermana de la joven.

La mujer dijo que luego de caminar varias cuadras su hermana se empezó a sentir mal, y que fue necesario trasladarla hasta el Hospital Universitario de Santander.

“A ella empezó a faltarle el aire, se desmayó y empezó a convulsionar. A mí me llamaron a las 5:00 a.m. (del domingo), me avisaron que estaba grave. Yo no lo creía. Cuando llegué el doctor dijo que entró sin signos vitales”, agregó María Inés Rivera, madre de la joven, en el mismo medio.

En diálogo con Caracol Radio, la hermana de Ruiz se mostró extrañada por la forma en que falleció su familiar, pues dijo que ella no era de emborracharse.

Además, recordó que según el relato de sus amigos “hubo un momento en que (Dayra) despertó y dijo que no podía respirar“.

Por ahora, la familia de la joven espera el dictamen de Medicina Legal para establecer la causa de muerte, y no descartan que Ruiz haya mezclado la bebida alcohólica con algún energizante, así como la posibilidad de que “le hayan echado algo” a su trago, indicó la emisora.