Uno de los padres, que no quiere revelar su nombre a la opinión pública y que se identifica al diario El Heraldo como *Gregorio, contó que siempre dudó que la última niña que tuvo por fuera de su matrimonio, con María*, no era suya.

Con el paso de las semanas y los meses, sus dudas aumentaban cada vez más. Fue hasta el 2019 que se convenció de que los rasgos físicos y el color de piel de la pequeña no coincidían ni con él ni con los de la mujer, indica el rotativo barranquillero.

*Gregorio le pidió a su mujer que le dijera la verdad por más dolorosa que fuera, pero ella desde un primer momento le aseguró que esa niña era de él.

“Ella me dijo con toda seguridad que no me había sido infiel y que la  niña era mía… Mis otras hijas se parecen entre sí y se parecen a mí”, relató el hombre de 35 años a ese medio.

El mismo día de esa conversación, Gregorio* decidió llevar a la pequeña para que se practicaran una prueba de ADN. El 12 de junio le llegaron los resultados y como él esperaba no eran “compatibles”, la niña no era suya.

Eso hizo que María* también se practicara los exámenes y el 25 de junio de 2019 se dieron cuenta de que no eran los padres de esa criatura y que habían sufrido de un ‘cambiazo’ el día del nacimiento.

Por ello, se empeñaron en averiguar cuántos niños habían nacido  aquel 21 de marzo de 2016 en el mismo horario. Tras descartar a los varones, quedaron pocas posibilidades. El sujeto contrató un investigador y este gracias a Facebook encontró a su verdadera hija, detalla El Heraldo.

“Hice clic en el perfil, agrandé la foto y sorpresa: la niña era igualita a mí y tenía parecido con una de mis hijas mayores. De inmediato le envié mensajes a la mujer en los que le decía que quería hablar con ella”, agregó Gregorio* en ese diario.

Tras la contestación de la joven madre, la convencieron de hacer la prueba de ADN y allí se confirmó el ‘cambiazo’.

“Desde que todos nos enteramos ha sido difícil. Las mamás, lógicamente, están encariñadas con las bebés que en la actualidad tienen 4 años. Yo durante estos meses he ayudado a ambas, a la primera por ser mi hija legal y a la segunda por ser mi hija biológica, pero no ha sido fácil para ninguno. La niña que vive acá cerca siempre me ha dicho papá y la otra ya está asimilando que yo soy su padre. Esta última la tiene más fácil porque ella no tuvo la figura paterna hasta que yo aparecí”, explicó el hombre que ahora dice que se quedaría con las 2 si es posible.

De acuerdo con Blu Radiolas víctimas de este increíble suceso interpondrán una demanda contra el hospital Niño Jesús por los daños morales causados.

Leonor Pérez, directora del centro médico, dijo que se reunirá con el equipo jurídico y científico para examinar las historias clínicas, agrega la emisora.

Por ahora, Gregorio* espera que todo se solucione de la mejor manera, pero sabe que no será fácil, por lo que, insiste, podría mantener y darles cariño por igual a las 2 niñas.

“No soportaría saber que la niña que estoy criando se la lleven y pase algún tipo de necesidad”, finalizó en El Heraldo.