La diligencia de imputación de cargos contra el abogado Diego Cadena será este jueves, hacia las 2:00 de la tarde, en el Juzgado Tercero Penal del Circuito, y estará a cargo del fiscal Daniel Hernández, que ya había presentado su escrito de acusación el pasado 28 de septiembre. Las conductas por las que debe responder Cadena hacen parte del mismo caso por el que la Corte Suprema de Justicia ordenó la detención del expresidente Álvaro Uribe.

Cadena comparecerá desde una finca en el Valle del Cauca, donde permanece detenido cuando, a comienzos de agosto pasado, el Juzgado 35 de Control de Garantías de Bogotá le dictó medida de aseguramiento preventiva domiciliaria. El abogado fue privado de la libertad dos días después de la detención del expresidente Uribe, que fue cobijado por una medida similar por orden de la Corte Suprema. Uribe recobró su libertad al renunciar a su curul en el Senado.

La Fiscalía acusa a Cadena y al también abogado Juan José Salazar de contactar a los exparamilitares condenados Carlos Enrique Vélez y Juan Guillermo Monsalve —testigos en un proceso de la Corte Suprema contra Uribe—, y ofrecerles dinero y asesoría jurídica para que declararan que el senador Iván Cepeda les había hecho ofrecimientos para que incriminaran al expresidente Uribe.

Para el ente acusador, Cadena le habría ofrecido 200 millones de pesos a Vélez (preso en la cárcel de Palmira), de los que alcanzó a pagar 48 millones a través de terceros, y también le habría ofrecido a Monsalve (preso en la Picota, de Bogotá) asesorías jurídicas para presentar un recurso extraordinario de revisión y para tratar de entrar a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

En su defensa, Cadena ha sostenido que el dinero entregado a Vélez fue producto de “ayudas humanitarias y viáticos”. Pero el juez que ordenó su detención aseguró que se podía “inferir que sí hubo un ofrecimiento de dinero”, y no le resultó “de recibo” que se tratara de viáticos.

El fiscal que interrogó a Cadena el 5 de noviembre de 2019 también lo regañó en esa diligencia después de que el abogado dijera que le pidió a Vélez su testimonio por escrito, pero que, como este escribía muy despacio, el propio Vélez le propuso a Cadena que se lo redactara y que él se lo firmaba. “¿No le parece algo muy irresponsable? Es poco creíble que un abogado se ponga a hacer un documento para un testigo”, le reprochó el fiscal.

Luego de que Cadena agregara que Vélez lo extorsionó y amenazó pidiéndole 60 millones de pesos para no involucrar a Uribe en una masacre en Riosucio (Caldas), por lo que —según Cadena— dejó constancia del hecho en una notaría, pero que no lo denunció, el fiscal también lo recriminó: “Es más increíble que usted como abogado vaya a una notaría y no denuncie”.

¿Dónde se originó caso contra Álvaro Uribe y Diego Cadena?

La historia que hoy enfrenta al abogado Diego Cadena con la justicia empezó el 11 de abril de 2012. Ese día, Iván Cepeda, entonces representante a la Cámara, hizo un debate sobre cómo nacieron los paramilitares en Antioquia, en los años 90, y acusó al gobernador de entonces, Álvaro Uribe, como su auspiciador.

Cepeda reveló los testimonios de los exparamilitares presos Pablo Hernán Sierra y Juan Guillermo Monsalve, que aseguraron que entre los creadores del Bloque Metro de las autodefensas estaban los hermanos Santiago y Álvaro Uribe Vélez. Esos testigos dijeron haber sido integrantes de ese grupo armado, y que tenía su base en la hacienda Guacharacas, propiedad de los Uribe Vélez.

La respuesta de Álvaro Uribe fue denunciar a Cepeda ante la Corte Suprema de Justicia y la Procuraduría por los delitos de abuso de la función pública, calumnia, fraude procesal y falso testimonio. Sostuvo que Cepeda abusó de su condición de parlamentario para ir a cárceles a ofrecer prebendas a reclusos con el fin de que rindieran testimonios contra él y su hermano. Por eso, se le abrieron a Cepeda investigaciones penal y disciplinaria.

Con el paso de los años y de las pesquisas de los investigadores, se estableció que Cepeda había hecho sus gestiones en los centros de reclusión en el marco de la legalidad como integrante de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso, y que lo que dijeron Sierra y Monsalve sobre Uribe no fue durante las visitas de Cepeda a los penales.

En 2018, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia absolvió a Cepeda de manipulación de testigos, y, por el contrario, acusó a Uribe como autor intelectual de ese mismo delito. La defensa de Uribe pidió escuchar a Carlos Enrique Vélez, paramilitar preso que había acusado a Cepeda de ofrecerle plata para testimoniar contra Uribe.

Sin embargo, Vélez se convirtió en uno de los principales testigos contra Uribe después de confesar que Diego Cadena le ofreció dinero para hablar mal de Cepeda. Hoy comienza el juicio contra Cadena, acusado de ser el autor material de los delitos de soborno a testigos y fraude procesal.