La mujer fue acusada por el delito de estafa agravada en masa, y según la Fiscalía ella “aceptó” que “cerca de 1.232 personas” cayeron en el engaño de adquirir vivienda propia por medio de la asociación Balcones del Prado de Mariquita, en la cual trabajaba.

La investigación apunta a que Gutiérrez se ganó la confianza de cientos de familias que veían en ese negocio la oportunidad de comprar una casa, pero la mujer “comercializó, presuntamente, a través de esa asociación, 175 lotes de un predio rural con capacidad para construir el mismo número de viviendas de interés social, asegurando que cuando su esposo llegara a ser el mandatario local, modificaría el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) para que este fuera urbano”, se lee en un boletín de la Fiscalía.

Se presume que la estafa se empezó a fraguar desde 2008, pero según la información fue en 2017 cuando se destapó el escándalo debido a que las víctimas se percataron de que los lotes fueron revendidos varia veces, pues a cada uno de ellos le aparecían “hasta 8 propietarios, a quienes no les entregaban escrituras sino que les suscribían una carta de venta”.

“En su momento, se tuvo conocimiento (de) que pudo haber revendido en 640 oportunidades (esos predios), y 191 veces más, a través de terceros en calidad de comisionistas”, asegura el organismo acusador.

La Fiscalía cree que la mujer se hizo millonaria entre 2010 y 2017, pues “se dice que realizó movimientos por más de 6.000 millones de pesos en sus cuentas personales”.

Con Gutiérrez Fairfoot en la cárcel, la Fiscalía indaga si parte de esos dineros se usaron para financiar la campaña del alcalde Galindo Rincón, pues el terreno lo habría comprado él cuando ejercía como concejal del municipio y luego se lo vendió a la asociación de la cual su esposa era la secretaria.

Pero el medio local El Olfato dio a conocer, hace 8 meses, unas grabaciones en donde la hoy procesada dialoga con un hombre al que llama “Mario”, y en medio de sollozos le dice: “Mario, me voy a sentar y le voy a hacer la contabilidad a ese señor, porque estoy mamada de que yo supuestamente me cogí la plata, sabiendo que esa fue la plata de la campaña (a la Alcaldía)”.

El hombre, por su parte, le da la razón: “Todo el mundo dice lo que ese señor hizo. Es que el derroche era impresionante. Eso todo quedó en la campaña, en regalar carros y motos, una cosa y la otra. En eso quedó esa hp plata, eso lo ve hasta un ciego…”.

De acuerdo con ese medio, mientras la mujer era enviada a la cárcel, el alcalde se iba de viaje por Europa y Asia.